Seis: la culminación de la «deco-revolution» en los locales sevillanos